Todo lo que los sensores pueden hacer por ti

En un mundo inteligente, casi tan importante como la conectividad es la recepción de información, los ojos y la piel de un mundo tecnológico que permitan obtener todos los datos necesarios. Se calcula que en el planeta Tierra ya hay más sensores para recoger datos que seres humanos. La tecnología cada vez tiene más ojos, más oídos, más narices por todas partes: los sensores proliferan por doquier, recabando información aquí y allá con diferentes utilidades, caminando a un planeta hipersensitivo e hiperconectado. ¿El motivo? La necesidad de información en un mundo con una tendencia clara hacia el Smart World y el IoT (Internet de las Cosas) y el hecho de que, como en el resto de la electrónica, los sensores cada vez son más precisos, más pequeños y más económicos.

Sin embargo, lo que de verdad ha propiciado esta proliferación de componentes sensitivos es la conectividad inalámbrica. Si hace no demasiado tiempo los sensores debían estar conectados mediante cableado o depender de personal que acudiera a ellos para la recogida de datos, hoy en día los sensores mandan su información por tecnología inalámbrica (2G, 3G, 4G o radiofrecuencia), lo que permite obtener lecturas en tiempo real y con un ahorro de coste importante, lo que ha propiciado una auténtica expansión.

Algunas aplicaciones de los Sensores, la Conectividad y el IoT

  • Salud estructural de edificios: Control de las vibraciones y del estado de los materiales de las construcciones.
  • Seguimiento de mercancías: Alerta si sufren golpes, vibraciones, o si se rompe la cadena de frío. Unido al GPS podemos realizar también la localización en tiempo real.
  • Mapas de ruido: Medición de los niveles de decibelios en áreas de bares y zonas céntricas en tiempo real.
  • Detección de “smartphones”: Captación de la presencia de cualquier dispositivo que funcione con wifi o bluetooth dentro de un rango, pudiendo realizar aplicaciones relacionadas.
  • Control de aparcamiento: Control de la disponibilidad de plazas de aparcamiento en la ciudad y en parkings, ahorrando tiempo y contaminación.
  • Control energético: Control del gasto en energía y agua para reducir el importe de las facturas y ayudar al medio ambiente.
  • Control del tráfico: Seguimiento de los flujos de peatones y vehículos para trazar las mejores rutas en cada momento y mejorar el tráfico de una forma eficiente.
  • Control remoto a distancia: Encender y apagar todo (las luces, una fábrica, la ventilación…) a cualquier distancia, e incluso siguiendo sencillas órdenes dependiendo de las mediciones del sensor.
  • Control ante caídas: Alerta automática a los sanitarios para personas mayores o discapacitadas que sufran accidentes.
  • Contenedores de Basura: Detección de la saturación de contenedores para mejorar las recogidas de basura.
  • Adaptación de la Luz Urbana: Adaptación de la iluminación en función del momento del día y el clima.
  • Niveles de Contaminación industrial: Detección fugas de gas en entornos industriales, alrededores de fábricas químicas y minas. Seguimiento de emisiones de CO2 de fábricas y centrales, de la contaminación de automóviles y de los gases tóxicos generados en granjas.
  • Niveles de radiación: Medición distribuida de la radiación en el entorno de las centrales nucleares para generar alertas de fugas.
  • Energía inteligente: Mejora la gestión del consumo eléctrico para redistribuir la energía y permitir su almacenaje mediante sensores que determinan dónde es necesaria una mayor o menor energía.
  • Gestión del agua potable: Controlar la calidad del agua del grifo en las ciudades.
  • Control del agua: Control de variaciones de nivel de agua en ríos, presas y embalses para evitar inundaciones. Detección de presencia de líquidos fuera de tanques y variaciones de presión a lo largo de tuberías.
  • Autodiagnóstico de máquinas y vehículos: Aplicaciones M2M (Máquina a Máquina) que permiten que una máquina diagnostique el estado de otra sin mediación humana. Recogida de información para enviar alarmas en tiempo real a emergencias o asesorar a los conductores.
  • Seguridad: Detección de aberturas de ventanas y puertas para prevenir intrusos.